El Nargun y las estrellas (fragmento)Patricia Wrightson

El Nargun y las estrellas (fragmento)

"-No iba a tocarlo –dijo en tono malhumorado-. No es mío. Por mí puedes hacer lo que te plazca.
Ellos le sonrieron. “Tú hablas, nosotros escuchamos”-dijeron amablemente, regresando a sus asientos como un publico bien educado.
-De acuerdo –dijo Simón. Comenzó a hablarles acerca de el Nargun.
Resultaba difícil concentrarse, con el bulldozer justo en frente de él. Comenzó a jugar una especie de juego mientras tomaba la palabra. No levantaba nunca sus ojos hacia la plataforma superior, pero giraba su cabeza de lado a lado y retrocedía de vez en cuando, como si le resultara difícil focalizar la atención de sus oyentes. Estaba seguro de que le detendrían y le pedirían que regresara, pero ellos parecían simples criaturas que no le hacían el menor caso. ¿No podéis verlos? ¡Hay tantos! –dijo en una ocasión. Ellos se rieron de sus dificultades y dejaron que se moviera dos pasos más hacia atrás. Por fin se detuvo en un montículo de piedra, a sólo dos metros del comienzo de la pendiente, desde donde les habló muy en serio. Había Ganado su juego y llegó a casa de los Nyols; no había otra idea en su mente hasta entonces.
Los Nyols asintieron con la cabeza solemnemente a todo lo que él dijo. Ellos parecían comprender y estar conformes con las otras cosas vetustas que el Nargun debería llevarse.
-Bueno, nosotros no podemos hacer que se vaya, dijo Simon. Los Turongs pensaron que vosotros deberíais saber más acerca de él, ya que vivís todo el tiempo en las piedras.
Ellos rieron, dándose importancia, y asintieron de nuevo.
-¿Nos ayudaréis entonces? –preguntó. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com