El Halcón (fragmento)Yasar Kemal

El Halcón (fragmento)

"Algunos años la primavera desciende bruscamente sobre Sukorova. De pronto las ramas quedan cubiertas de flores, y los pájaros, las abejas, los escarabajos y la hierba conquistan el mundo. Un sol templado invade la naturaleza. Lobos y aves, serpientes y hormigas, todas las criaturas salen de sus madrigueras. Sorprendidas y afanosas, recorren la blanda tierra inmersas en la alegría de encontrarse en un mundo nuevo, recién creado. Las blancas nubes que se alzan poco a poco en cúmulos sobre el mediterráneo se dirigen hacia las estribaciones del Taurus proyectando sobre el valle sombras oscuras. De repente, sin que se sepa de dónde vienen, se desatan las lluvias torrenciales. Los ríos se desbordan y las aguas fluyen hacia el mediterráneo a una velocidad de locura. A su paso siembran las tierras de arcilla ocre y tiñen de rojo las aguas azules. Entre los abruptos roquedales morados se abren las resplandecientes flores del azafrán, y las montañas se convierten en un inmenso jardín tranquilo de color amarillo intenso, arrullado por el olor de una y mil flores. En lo más hondo de la espesura suena, incesante, el canto del francolín. Cuando la primavera estalla tan de improviso, la gente del valle espera la aparición de las esbeltas gacelas color alheña. Antiguamente, con la llegada de la primavera, miles de gacelas procedentes del desierto invadían el valle. Extendiéndose como un incendio corrían en manadas desde Anavarza hasta la parte baja de Kozan, de allí a la llanura del Tarso, a las tierras de Yüregir y luego a Payas, a la parte baja de Osmaniye y a Dumlu. Y la gente de Sukorova ponía a prueba sus caballos persiguiéndolas: el primero en dar alcance a una gacela era el corcel más noble. Los caballos grises de Sukorova eran de una raza famosa desde tiempos de los asirios. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com