El beso de la sirena negra (fragmento)Jesús Ferrero

El beso de la sirena negra (fragmento)

"La experiencia me ha demostrado que cuando tras la excitante agonía les devuelvo a la vida sólo me traen problemas. ¿Qué debo hacer? ¿Matarlos de verdad en lugar de limitarme a inspirarles la fantasía de la muerte? ¿Acaso agradecen la resurrección?
No, no la agradecen y preferirían regresar al temblor de antes, cuando creían vivir los últimos días de su vida en compañía de la divina concepción de la voluptuosidad.
Tras mi historia con Sebastián, me había prometido a mí misma renunciar al juego de morir sin estar muriendo y matar sin estar matando, pero hace tan sólo unas horas he vuelto a caer.
Ha sido en el baile de disfraces del Círculo de Bellas Artes al que acudí con mi prima Gemma, que acaba de divorciarse. Mi nuevo uomo iba vestido de negro, con una inexpresiva máscara veneciana, y yo creía ver su aura, más bien roja, entre la gente que circulaba a su alrededor y el concilio de gordos vestidos de romanos opulentos, que se reían a la derecha.
Yo también iba enmascarada, con una careta negra no muy diferente a la de él, y llevaba la falda, de seda negra, rasgada por delante y por detrás. Gemma me dijo que estaba rabiosamente excitante y que justamente por eso parecía una desesperada.
Pasé por alto su imperdonable comentario y seguí mirando al hombre de la máscara. Una hora después estábamos bailando muy juntos en el salón de las columnas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com