El hábito (fragmento)Félix Ravaisson

El hábito (fragmento)

"De ese modo, la consciencia y la inconsciencia, en lo que atañe a la inteligencia personal, depende de otros condicionantes distintos de la adquisición de nuevos hábitos, por una parte, y de los hábitos adquiridos, por otra. En cuanto a la voluntad, lejos de excluir el hábito o de ser gobernado por ella, está implicada necesariamente; y es cierto que muchas acciones consuetudinarias se pueden realizar involuntariamente y en ocasiones, cuando el hábito es demasiado fuerte, a pesar de tener intenciones contrarias, no es cierto que todo acto deliberado implique hábitos adquiridos. Es suficiente para asumir esta condición, para entender lo que es la voluntad. Esta definición ha sido dada en más de una ocasión, de modo que la voluntad sería la causa de un acto por la idea de las consecuencias o los efectos de esta ley. El informe del acto con la consecución de su meta se logra con más frecuencia fuera de nosotros mismos por una serie de hechos que pueden resultarnos anómalos. Pero es el acto el primero de estos medios, el punto de partida de una serie que depende de nosotros mismos y se halla en relación con la finalidad de dichos medios. ¿Cómo se relacionaría con la idea si no es en virtud de un hábito o una adaptación adquirida? Hemos aprendido por medio de la experiencia que el acto que produce el evento B es seguido de inmediato por el resultado o meta final C. Las ideas A, B, C, se asocian en nuestra mente. Ahora que ya hemos tenido ocasión de decir que bajo la influencia de la costumbre cualquier idea intermedia entre dos términos de una misma serie podría desaparecer dejando una sugestión recíproca entre los extremos coexistentes convertidos en una constante, de ello se desprende que la idea de la acción A puede sugerir el propósito C y que en sentido inverso C puede sugerir también la idea del acto A. Éste es el primer elemento de la voluntad. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com