El dragón dorado (fragmento)Roland Schimmelpfennig

El dragón dorado (fragmento)

"El hombre: El dragón dorado. Por la noche, temprano. La cálida luz veraniega penetra las ventanas y se deja caer sobre las mesas. Cinco asiáticos en la pequeña cocina del restaurante de comida rápida tailandesa-china-vietnamita-.
Mujer joven: Un joven chino a su lado, al lado de ella misma. Duele, duele, duele (grita la joven mujer.)
Un hombre joven: No grites, no grites.
(Grita la joven mujer.)
La mujer joven: Duele.
La mujer de sesenta años: Duele.
El hombre de sesenta años: Siente dolor.
El hombre joven: No llores, no llores.
El hombre: No llores, pero llora, realmente llora.
(La joven mujer llora.)
(La mujer de sesenta años fríe tallarines en un wok mientras silba.)
La mujer joven: Duele tanto -me duele tanto el diente-.
El hombre de sesenta años: Nosotros estamos aquí, alrededor de la pequeña cocina de este restaurante de comida rápida tailandesa-china-vietnamita.
No llores. Realmente llora.
La mujer de sesenta años: Número 83. Pat Thai Gai. Fideos de arroz frito con huevo, verduras, pollo y salsa picante de maní, medio caliente.
El hombre: Dolor de muelas.
El hombre de sesenta años: Se trata de un dolor de muelas.
(La mujer joven interrumpe con muecas de dolor.)
El hombre joven: Muévela. No dejes de moverla.
La mujer de sesenta años: Revuelve el wok.
El hombre de sesenta años: El chico.
El hombre joven: Se sienta en una mesa frente a dos azafatas, cerca de la ventana. Mesa once. Hola.
(La mujer joven interrumpe con su dolor.)
El hombre de sesenta años: ¡No grites de esa forma!
El hombre: La primera azafata dice: Hola.
El hombre de sesenta años: La segunda azafata dice: Hola.
El hombre joven: Hola.
La mujer de sesenta años: Hay que sacarle ese diente dolorido.
El hombre joven: ¿Puedo invitarte a alguna bebida? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com