El beso de Judas y el arresto de CristoHallgrímur Pétursson

El beso de Judas y el arresto de Cristo

"Coro: La gracia de Nuestro Señor,
le permitió alzarse sobre sus enemigos,
¡Tan necios que en vano opusieron
su poder contra el cielo!
De nuevo fue planteada la pregunta
Cristo: ¿Vais a decirme a quién buscáis?
Coro: Y ellos rodearon a Nuestro Señor,
atándole las manos.

Coro: Entonces pudo escucharse a Jesús diciendo,
Cristo: Os he dicho que soy yo
aquél al que buscáis,
ahora dejad id libremente a estos hombres.
Todos: Por tanto habló nuestro Celestial Hermano,
plenamente consciente,
tierno como la más solícita madre
que la humanidad ha podido conocer.

Coro: Judas se acercó rápidamente a Él,
para darle un ósculo en la mejilla,
su corazón endurecido ya no Le amaba,
y cayó en esa oscura sima.
Nuestro Señor le habló bondadosamente
y el delator pudo escuchar cómo Cristo dijo,
Cristo: ¿Así que vienes aquí a ciegas
y con un beso traicionas a tu amigo?

Todos: Los labios de Eva fueron corrompidos una vez
por comer del árbol
y tomar la fruta prohibida,
no permitas que me desvíe,
no consientas que ni fuerza ni astucia
quebrante nuestra eterna amistad.

Todos: Fue rodeado rápidamente
por la ruda y violenta escuadra,
Le maniataron con duras cuerdas,
El cordero santo de Dios.
Para pagar por mis pecados,
El Señor fue fuertemente atado,
cortando sus tiernos sentidos
alrededor de sus muñecas y manos.

Entregó voluntariamente su libertad,
rompiendo mis vendas.
Protegió mis dolorosos sinsentidos,
Me liberó del yugo.
En medio de esa soledad,
encontraré la verdadera libertad,
la única felicidad posible
para el alma, el corazón y la mente. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com