El arte escénico (fragmento)Konstantin Stanislavski

El arte escénico (fragmento)

"Durante cada momento de su presencia en el escenario el actor debe ver lo que está sucediendo fuera de sí en el escenario o lo que está sucediendo dentro de sí, en su imaginación, es decir, sus imágenes visuales que ilustran las circunstancias dadas.
Todas estas partes componentes forman, por dentro o por fuera, una serie interminable e ininterrumpida de imágenes visuales, una especie de rollo de película. Mientras que en el trabajo creador del actor prosigue, sigue desenvolviéndose, reflejando las circunstancias dadas ilustradas de la obra, entre las cuales el actor -el que representa el papel- vive en el escenario.
Durante la creación de la película de imágenes visuales son importantes las siguientes preguntas, además del "si": ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿por qué?, ¿por qué razón particular? y ¿cómo? Éstas ayudan al actor a distinguir los contornos de su vida nueva y hasta el momento desconocida y lo introducen en la acción, en las invenciones nuevas y excitantes de la imaginación. Habéis olvidado vuestra propia persona, como fulano, y por eso asimiláis todas las nuevas circunstancias del papel tan fácil y simplemente que ni siquiera os dais cuenta de que ya no existe el papel y "yo" sino simplemente "el papel-yo".
[...]
Ya hemos acordado que la vida del actor en el escenario encuentra expresión a través de la imaginación creadora combinada con la atención creadora. Para desviar la atención del "yo" personal y del público como objetos principales del pensamiento, hay que concentrar la atención en lo que tiene lugar en el escenario. En el momento en que uno recibe un objeto que absorbe la atención, el público se desvanece como elemento de distracción. Hay que saber cómo fijar enteramente la atención en el escenario y hay que aprender a ver y a mirar en el escenario. Hay que saber cómo enfocar la atención del objeto más cercano, sin permitirle que se distraiga y se pierda en la lejanía. Una luz que cintila constantemente resulta insoportable para el ojo humano. Y la atención dispersa de un actor es como una luz cintilante y es insoportable para el espectador. No atrae el interés del público sino más bien crea un vacío.
Al principio tenéis que tratar de crear solos el pequeño círculo de atención. Os ayuda, como una pequeña mancha de luz, a dar libre juego a los sentimientos íntimos y os hace olvidar al público. Este estado mental se llama, como hemos convenido, soledad en público. Es pública porque el público está con vosotros y es soledad porque os mantenéis separados del público por el pequeño círculo de atención que os habéis creado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com