Bezaquid (fragmento)José María Alvarez

Bezaquid (fragmento)

"Una vez más, te encuentro. Casi puedo
        llamarte ya buen, viejo amigo,
        querido... Tantas veces
        a lo largo de mi vida
        -como quien al volver una esquina en cualquier sitio
        de pronto ve a un conocido ¿Qué haces tú aquí?

            La primera vez, recuerdo
        muy bien, fue durante
        una enfermedad, de niño, y cómo me sacaban
        de aquella postración las peripecias
        de Candide, Pangloss, el apesadumbrado Martin.
        Hay libros tuyos, por ejemplo
        El siglo de Luis XIV,
        que cuantas veces he leído...
        O tus cartas, tu Diccionario...No sé; y un montón
        de biografías.

            Tú siempre ahí,
        mirándome,
        irónicamente, a mí
        y al mundo. Como aquel día en París,
        cerca del río; caminaba yo muy amargado, y al doblar
        la calle, en la placita, tú, y esa sonrisa.

            Pero esta vez, te lo aseguro,
        has estado magnífico.

            Tú no viniste nunca aquí. No sé por qué,
        pues es una ciudad que bien entraba
        en el placer -y conveniencias-
        de tus viajes.

            Sigue siendo la ciudad maravillosa
        que siempre fue. Y eso que sufren
        una espantosa situación-demencia de los gobiernos. Tú
        supiste
        mucho de esto: Todos son iguales
        en su codicia, su ineptitud, su indiferencia
        ante el dolor humano-: nada funciona
        en la Administración,y no logro entender
        cómo puede este pueblo ni comer.

            En medio de las ruinas
        del mundo que no fue, que fue incapaz de darles
        suerte y fortuna, y el frío de la cuchilla
        del que ahora viene sobre ellos,
        aún luce la hermosura de un palacio
        hoy museo. Se llama el Ermitage. Qué voy a contarte
        de su estado le han quitado hasta la calefacción
        y las luces -de diez, dos, tres- hacen casi imposible
        contemplar sus tesoros. Hay Rembrandt que es inútil
        te pongas donde te pongas a mirarlos,
        o algún Rubens, o Velázquez, Monet, Van Gogh, Leonardo...

            Pero no es la anécdota
        donde quería pararme. Toda Rusia se sume en el desastre
        ahora, pero el coraje de este pueblo
        sobrevivirá -lo ha hecho tantas veces.
        y mañana, un día, este museo
        brillará de nuevo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com