Bárbara Blomberg (fragmento)Patricio de la Escosura

Bárbara Blomberg (fragmento)

"Bárbara Blomberg. (Aparte.) Ya estoy en su presencia: lo anhelaba; y tiemblo ahora al provocar su enojo. (Va a ponerse de rodillas ante el Emperador.) Señor: a vuestras plantas...
Emperador D. Carlos V. (Sorprendido y con disgusto.) ¡Es posible! ¿Pues vos en Ratisbona, a qué...
Bárbara Blomberg. Conozco...
Emperador D. Carlos V. Mi sobrada indulgencia; y yo os prometo, de hoy más, poner a mis bondades coto. ¡Venís sin duda con perjurio infame, en un instante de arrebato loco a destruir a Blanca; y a revelar a todos mi secreto y mi flaqueza! Os engañáis, señora: duro freno sabré poner al temerario arrojo. Aún os queda un instante: aprovechadlo: volved al monasterio presto, o voto...
¡Ah, no juréis, señor, sin escucharme! Un sólo instante de piedad imploro...
Emperador D. Carlos V. ¿Piedad podéis pedir? ¿Por quién, señora? Si es vuestro padre: bien, yo le perdono; pero marchad y presto: sin que os vean; que si os llegan a ver ya no respondo de mi propio furor. Ya os habrán visto tal vez cien cortesanos.
Bárbara Blomberg. Uno solo.
Emperador D. Carlos V. ¿Y dónde?
Bárbara Blomberg. Aquí.
Emperador D. Carlos V. ¿Quién era?
Bárbara Blomberg. Fue Quijada.
Emperador D. Carlos V. ¡Ah! Quien se fía en la mujer es loco.
Bárbara Blomberg. No lo creáis, señor: vuestro secreto guardado está del pecho en lo más hondo. A nadie, a nadie reveló mi labio lo que juré callar: fiel a mi voto ni al amante, señor, ni al padre anciano otra disculpa he dado que mi lloro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com