El miedo (fragmento)Gonzalo Garcés

El miedo (fragmento)

"Y ya está, ya lo conté. Por lo demás, creo que no habría empezado a pensar en esa cuestión de la amistad en la literatura si no hubiera sido por otra esperanza que, imagino, también es muy propia de los separados recientes. Pensándolo bien, hay en la literatura del último par de décadas, aunque creo que también se encuentra algún ejemplo anterior, algo que, si siguiéramos la lógica de la progresión histórica por la que la identidad en la literatura pasó de establecerse en el diálogo entre amigos a hacerlo en la persecución amorosa, parecería de forma natural el paso siguiente. Lo que queda después del amor, cuando la segadora del amor ha pasado: en eso que para el escritor de la persecución no es siquiera imaginable, porque está más allá del lenguaje de la persecución y por fuera del lenguaje sólo está la muerte, otros encuentran un nuevo comienzo.
En las amistades peligrosas, Choderlos de Laclos esboza una relación que amaga con explorar la forma en que se entienden el uno al otro dos antiguos amantes. Valmont y Merteuil están de vuelta de la pasión que los consumió en otro tiempo y ahora se conocen las mañas, se burlan amablemente el uno de las vanidades del otro. Su complicidad, que es admirable, se apoya en un hecho: si antes se persiguieron el uno al otro, ahora cada uno persigue a nuevos amantes, y cada uno contempla al otro en el acto de la persecución: cada uno, a su manera, conoce y ama al otro no como imagen estática, sino como identidad en movimiento, como la suma de todos los deseos y todas las máscaras que el otro ha sido y seguirá siendo, y cada uno es contemplado y amado por el otro de la misma manera. Por desgracia, Laclos no cree en ese equilibrio: la amistad de Merteuil y Valmont degenera en rivalidad, y de ahí en enfrentamiento. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com