Cada espina (fragmento)Alfredo Armas Alfonzo

Cada espina (fragmento)

"Y cuando nos metimos a la casa donde había vivido el abuelo Ricardo, y Chipe me enseñó el cuarto de él, con el techo desplomado, y las alcayatas donde tenía colgado su moriche pariaguanero con el hierro de las alcayatas forradas con liencillo para que no crujiese el hico, Maura Tonito se apareció o ya llevaba tiempo allí, junto a las matas profusas de azahar de la India, entre los esbeltos pilares sexagonales de madera de corazón de pui todavía enteros, junto a los estantes donde se exhibían los cortes de tela del negocio, junto a la piedra de amolar la espada y una sección de la silleta en que él se sentaba a coger el sol mañanero después que le dio lo que le dio en la cara, junto a la puertecita del baño donde todavía seguía intacto el excusado de hoyo, y creciéndole en el quicio demasiadas matas de putica de la planca, la puerta de una sola hoja desvencijada. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com