Jiménez

Antonio Jiménez Torrecillas


 España | 1962-2015




1989 | 27 años
Quince Viviendas Sociales
Cijuela. Granada | España


2000 | 38 años
 Centro José Guerrero
Granada | España


2000 | 38 años
Casa Escudero
Benidorm. Alicante | España


2015 | 53 años
 Casa García Montero/Grandes
Rota. Cádiz | España


Biografía:
  Arquitecto español nacido en Granada. A Antonio Jiménez Torrecillas no le tembló el pulso cuando dibujó uno de sus primeros proyectos. Frente a la majestuosa catedral de Granada levantó el Centro José Guerrero, un edificio rompedor, pero sobrio, abstracto y austero que, lejos de enfrentarse a la catedral, se sumaba a ella para recomponer el paisaje de la ciudad. El centro, concluido en el año 2000, es un marco limpio, emblemático y escultórico para la obra del pintor, pero es también, para el visitante, un ascenso en busca de la luz y, por supuesto, un mensaje de futuro: una contribución a la evolución de la ciudad. Ese gesto rotundo de su obra inicial poco hacía prever cómo, años después, este profesor de la Escuela de Arquitectura de Granada sería capaz de manejarse con idéntica naturalidad en la reconstrucción de la Muralla Nazarí, en el Alto Albaicín, frente a la colina de la Alhambra. La muralla ofrece además la paradoja de ser a la vez muro y mirador. Construida con pavimento blando de tierra apisonada, está salpicada de huecos, entre las lajas de tierra apiladas, por los que pasa el aire y se cuelan vistas de la ciudad. Una ciudad que sabe crecer y una ciudad que atraviesa muros. Una finura similar la aplicó poco después, en 2008, cuando culminó la transformación de la Torre del Homenaje de Huéscar, también en Granada. El antiguo torreón convertido en mirador, vestido con un traje de lamas de madera, hablaba de nuevo de transformación urbana y conservación del patrimonio. La capacidad sintética de sus primeras obras, y los ecos posteriores en otras viviendas, como la levantada en Benidorm o en “mi casita de la playa” que, entre pinos, había diseñado en Rota para su familia, junto con la casa de Luis García Montero y Almudena Grandes, en la misma ciudad, ha convivido siempre en este excepcional arquitecto discreto con una huella artesanal en las rehabilitaciones. Moldeados a mano más que dibujados en el plano, los proyectos de restauración de este arquitecto respetuoso y visionario a la vez destilan afecto por su ciudad. “Vivo en el mundo, pero duermo en Granada”, dijo en una entrevista. Hoy, triste, pero esperanzadoramente, muchas partes de esa ciudad son su legado.  © Anatxu Zabalbeascoa



Home_Page
Audio | Libreto | Vídeo | Fotos Interiores
copyright © 1998-2022, epdlp Todos los derechos reservados