Stephen Mackey


 Gran Bretaña | 1968




2005 | 37 años
La novia del lago
Óleo sobre tabla.
Colección particular
36 x 48 cm.



2008 | 40 años
Una apuesta es tan buena como un deseo
Óleo sobre tabla.
Colección particular
38 X 48 cm.



2010 | 42 años
Un globo hecho de la luna
Óleo sobre tabla.
Colección particular
12.7 x 12.7 cm.



2015 | 47 años
Huérfanos
Óleo sobre tabla.
Colección particular
45 x 61 cm.



Biografía:
    Pintor inglés. Nadie puede negar que el cuento, el mito y la leyenda sean una de las principales fuentes de inspiración para los artistas gráficos de todas las épocas. Ni tampoco que, sin la percepción imaginativa de los ilustradores, el cuento de hadas tal y como lo conocemos sería muy diferente. Partiendo de ello, ¿sería posible aunarlo todo, imagen e historia, en una sola estampa que resumiera toda una historia? Pues eso es lo que Stephen Mackey intenta llevar a cabo con sus óleos sobre madera y sus enigmáticas titulaciones. Si lo consigue o no depende del espectador, y es que estos microcuentos son tan crípticos como simbólicos, y dejan abierto un margen de flexibilidad en la historia que nosotros mismos debemos rellenar con intuición y ciertas dosis de fantasía. Mackey nos sitúa en ese espacio inocente e inquietante a partes iguales, proponiéndonos una imagen y un título en cursiva con los cuales nosotros mismos debemos desarrollar la historia. El nudo de una narración cuya introducción y desenlace quedan sujetos a la flexibilidad de la imaginación. A nivel artístico, su estilo apagado y misterioso trata de dar al ambiente un carácter lejano y fantástico, que se desarrolla en un espacio de clara influencia victoriana y que recuerda en numerosas ocasiones al mundo que Lewis Carroll desarrolló en Alicia en el País de las Maravillas, donde el surrealismo, la lógica y los símbolos se mezclan para crear un cuento de hadas fuera de lo común. Dos elementos sobresalen con fuerza en su obra, las niñas y los animales. Estos últimos, en muchos casos, humanizados, con cuerpos y trajes de personas, pero con cabezas animales que dan cierto aire surrealista, e incluso siniestro, a los paisajes diseñados por Mackey. La técnica en sus diseños es intachable, con una elegancia inusual en el tratamiento de los trajes y un interés evidente en perfeccionar y resaltar los espacios por los que se mueven sus protagonistas y que suelen tratarse de bosques, laberintos y lagunas, donde es fácil perderse o que aparezca algo que cambie nuestra historia por completo. Y es que la obra de Stephen Mackey nos propone un aspecto innovador que es la narración del cuento de hadas a través de los ojos del espectador, que debe utilizar su intuición para dar el brochazo final a esa historia flexible que nos propone el artista, pero que somos nosotros los que acabamos creando.  © Diego Pinillos

Web Recomendada:
www.stephenmackey.com



Home_Page
Audio | Libreto | Vídeo | Fotos Interiores
copyright © 1998-2021, epdlp Todos los derechos reservados