Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Equipo | Donativos E-Mail E-mail   Disclaimer Disclaimer  
El Poder de la Palabra es un portal dedicado a la cultura. Comenzó su andadura en 1998 mostrando diferentes autores literarios. El sitio web fue creciendo y se amplió con lo mejor de otras áreas de la cultura, arte, arquitectura, cinematografía y música.
       6754 escritores - 2707 compositores - 2063 directores - 1243 pintores - 1063 arquitectos - 14282 textos literarios  
 
Tommaso_Landolfi Héctor_Bianciotti Cyriel_Buysse Holger_Drachmann Victoria_Kent Ernest_Hemingway Roger_Martin_du_Gard Robert_Louis_Stevenson Olga_Tokarczuk Sam_Shepard Larissa_Reissner Jules_Verne
    
 
 



Música de la semana

Joonas Kokkonen
(Finlandia, 1921-1996)
Sinfonía nº 4 (1980)

Banda sonora de la semana

La Librería, 2017
(Alfonso Vilallonga)
Escuchar

Compositor de la semana

Manu Dibango
(Camerún, 1933)
Escuchar

Escenas inolvidables de la historia del cine

American Beauty, 1999
(Sam Mendes)
Ver



Texto de la semana

José Álvarez Junco
(España, 1942)
Mater dolorosa (fragmento)
"El desarrollo de los nacionalismos alternativos en el siglo XX no se debe tanto a la presión centralizadora del españolismo como a su debilidad, a la escasa eficacia del proceso nacionalizador del siglo XIX, cuyo resultado fue una débil identidad española. Con la aparición de los nacionalismos periféricos, el nacionalismo español encontró un nuevo motivo para su existencia: la defensa del Estado contra los separatismos disgregadores. Es un nacionalismo reactivo, dolido, de resistencia, muy adecuado a la tradicional representación de España como mater dolorosa. Un nacionalismo apropiado por los sectores más conservadores y antidemocráticos, pero en el que también está presente la herencia del jacobinismo decimonónico y del regeneracionismo de comienzos del siglo XX. Los militares se identificaron especialmente con ese nacionalismo, volcándose contra el enemigo interior, los nacionalismos separatistas y la izquierda revolucionaria, conceptuados ambos como antiespañoles. El Ejército vuelve a intervenir en la política española, pero ya no en defensa del orden constitucional, sino de la nación, contra su disgregación. El conservadurismo, la defensa del orden existente, se convirtió en el último objetivo del nacionalismo español, objetivo preferido para los grupos católico-conservadores que habían asumido la identidad nacional como dique frente a la revolución. El giro efectuado por la nación era completo: de revolucionario en 1820 pasa a ser la contrarrevolución cien años después. En los últimos años, el españolismo ha intentado asociarse al “patriotismo constitucional”, a un ideal cívico y pluricultural, distanciándose de sus conexiones con el franquismo. Del éxito de esta asociación depende su supervivencia. "

Novedades
Página optimizada para una resolución de 1024 x 768 - copyright © 1998-2017, epdlp. Todos los derechos reservados