Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Donativos E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
El Poder de la Palabra es un portal dedicado a la cultura. Comenzó su andadura en 1998 mostrando diferentes autores literarios. El sitio web fue creciendo y se amplió con lo mejor de otras áreas de la cultura, arte, arquitectura, cinematografía y música.
       5606 escritores - 2512 compositores - 1851 directores - 1184 pintores - 758 arquitectos  
 
Tommaso_Landolfi Héctor_Bianciotti Cyriel_Buysse Holger_Drachmann Victoria_Kent Ernest_Hemingway Roger_Martin_du_Gard Robert_Louis_Stevenson Olga_Tokarczuk Sam_Shepard Larissa_Reissner Jules_Verne
    
 

ARTE
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Obra
Museos

MUSICA
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Obra
Cantantes
Intérpretes
Bailarines
Orquestas
Top Clásica
Operas
Teatros
Álbumes

ARQUITECTURA
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Edificio
Ciudades
Rascacielos

CINE
Compositores
Directores
Galardones
Films
Escenas

OTROS
Equipo Epdlp
Nos Felicitan


5606 escritores
2512 composit.
1851 directores
1184 pintores
758 arquitectos
150 cantantes
111 intérpretes
123 escultores

11685 textos
9364 films
5709 edificios
5746 obras arte
3985 composic.
682 óperas
416 álbumes
183 galardones

 



Música de la semana
Gustav Mahler
(Austria, 1860-1911)
Sinfonía nº 1 "Titán" (1889)

Banda sonora de la semana
L'eau à la bouche, 1960
(Serge Gainsbourg)
Escuchar
Compositor de la semana
Ibrahim Maalouf
(Líbano, 1980)
Escuchar

Escenas inolvidables de la historia del cine
Adiós Muchachos, 1987
(Louis Malle)
Ver



Texto de la semana
Raúl Barón Biza
(Argentina, 1899-1964)
Todo estaba sucio (fragmento)
" Me anticipo a los siglos. ¿Dónde enterrarán los muertos cuando el mundo lo habiten dentro de miles de años, miles de millones? Precisarán el lugar que ocupen en la tierra. ¿Quemarlos? ¿Hacer humo de esas riquezas mientras la humanidad sufra hambre, frío, sueño? Hay que hacer pan de los muertos… La maldición divina se cumplirá inexorablemente; pese a las guerras, pese a las pestes, pese a los abortos, pese a Ogino. Ciento cincuenta mil seres nacen cada día; se aumenta en progresión geométrica, en escala astronómica. Creced y multiplicaos fue el mandato más terrible que recibieron Adán y Eva. Multiplicarse. Sumar, siempre sumar acosados por el sexo y por el intestino. Fornicar y de inmediato recomenzar la búsqueda de alimentos. Ayer enfrentando a la fiera, hoy al capataz de fábrica, o policía. El problema del hambre que la humanidad tuviera en sus comienzos, regresará a golpearlo en las entrañas y el hombre volverá a ser alimento del hombre. ¿Controlar la natalidad? ¿Negar el mandato de Dios? ¿Hacer de la vida un festín? Comenzaremos por llevarlos al laboratorio, transformarlos, ordenarlos en sus compuestos y hacer pan, hostias, para que el mundo comulgue y se purifique en su propia carne y sangre; subdividirlos, deshidratarlos, clasificar sus huesos, sus órganos, sus tejidos, sus hormonas, acondicionarlos en inmensos frigoríficos como reses, o en probetas para usarlos en la medida de las necesidades de los hombres. Usarlos para reparar las retinas cansadas de llorar, los hígados tumefactos por el alcohol estatal, los pulmones cancerosos, los ovarios cansados. Modificarles las circunvoluciones del cerebro, extirparles las de la rebelión, amansarlos, para que no sientan ansias de matar cuando la hembra les traicione, el amigo les robe y el político les engañe. Amansarte, domesticarte para la mujer que te elija. Para la fábrica que te esclavice. Para el general que te mande a matar sin odio, sin más razón que su deseo de constelar su relleno tórax de medallas. Transformarlos en abono, en alimento, en aceites industriales, para beneficio de los trust y el progreso de la Nación. Disponer por clases sus glándulas, sus espermatozoides, embotellar su sangre, que aún puede ser origen de vida. El laboratorio hará inmortal al hombre. Negará el mandato divino de “Volver a la tierra” y la manzana bíblica justificará, cientos de siglos después, la eterna audacia de Eva y la sabiduría de la serpiente. No publiques este libro… Querrás acusar y no tendrás pruebas. Los jueces están obligados a condenarte. Juraron defender la ley y la ley no te permite decir más verdad que la que ésta afirma que es verdad. Su verdad debe ser tu verdad. Si niegas su verdad, niegas la ley. La ley es la conveniencia del grupo más fuerte, discutirla o negarla es delito, rebelión, cárcel, hambre, muerte. "

Novedades
Página optimizada para una resolución de 1024 x 768 - copyright © 1998-2016, epdlp. Todos los derechos reservados