Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Donativos E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Thomas Hardy : : : : :
  Thomas Hardy

   (Gran Bretaña, 1840-1928)
Hardy
  Novelista y poeta inglés del movimiento naturalista, cuyos personajes, retratados con profundidad en su Dorset natal, luchan inútilmente contra sus pasiones y circunstancias externas. Nació en Higher Bockhampton (Dorsetshire), el 2 de junio de 1840, y estudió en centros de enseñanza locales y privados. Su padre, cantero, le colocó de aprendiz con un arquitecto local que se dedicaba a restaurar iglesias antiguas. De 1862 a 1867 trabajó para otro arquitecto londinense y más tarde, en Dorset, continuó en la construcción, a pesar de su mala salud. Mientras tanto escribió poesía con poco éxito. Después se dedicó a las novelas, y al descubrir que eran más fáciles de vender, a partir de 1874 pudo mantenerse escribiendo. Aquel mismo año se casó con su primera esposa, Emma Gifford, a quien conoció cuando trabajaba en Cornwall. Su matrimonio duró hasta que ella murió, en 1912, impulsándole a escribir su libro de poemas Lo que queda de una vieja llama. Estos poemas, los mejores que escribió, describen su encuentro y su pérdida posterior. En 1914 se casó por segunda vez con Florence Dugdale que sería su biógrafa después de su muerte, el 11 de enero de 1928.

Hardy publicó sus dos primeras novelas anónimamente, Remedios desesperados (1871) y Bajo el árbol (1872). Las dos siguientes, Unos ojos azules (1873) y Lejos del mundanal ruido (1874), firmadas con su nombre, fueron bien acogidas y la última fue adaptada al cine en 1967. En ella retrata a Dorsetshire como el condado imaginario de Wessex, pero carece del pesimismo trágico de sus últimas novelas. Después escribió algunas obras menores, como Los Woodlander (1887) y Pequeñas ironías de la vida (1884). Además de Lejos del mundanal ruido, sus mejores novelas son El regreso del nativo (1878), su ficción más acabada; El alcalde de Casterbridge (1886); Tess, la de los D'Urbervilles (1891), que fue llevada al cine por Roman Polanski en 1979 con el título de Tess, y Jude el oscuro (1895). Todas están impregnadas por la creencia en un universo dominado por el determinismo biológico de Charles Darwin y del físico y matemático del siglo XVII Isaac Newton. Es un mundo donde el destino de los individuos es ocasionalmente alterado por la suerte y donde la voluntad humana resulta vencida por la necesidad. Las intensas descripciones del campo, la montaña, las estaciones y el clima de Wessex alcanzan en sus novelas una presencia física que actúa como un espejo de las condiciones psicológicas y la suerte de sus personajes, a los que Hardy contempla con ironía y tristeza. El crítico G. K. Chesterton escribió que Hardy "fue una especie de pueblo ateo pensando y blasfemando sobre el pueblo idiota". De hecho, en la Inglaterra victoriana Hardy parecía un blasfemo, sobre todo en la novela Jude, que aborda la atracción sexual como una fuerza de la naturaleza a la que la voluntad humana no puede oponerse. Aunque disfrutó de la admiración del mundo literario de Londres, le molestaban las constantes referencias de los críticos a su "pesimismo", y las críticas a Jude fueron tan duras que anunció haberse "curado" de escribir novelas.

A los 55 años, Hardy volvió a escribir poesía, género que había abandonado. Poemas de Wessex (1898) y Poemas del pasado y del presente (1901) contienen poemas escritos tiempo atrás. Muchos consideran Dinastías, escrito entre 1903 y 1908, su mejor libro de poesía. Se trata de un drama épico, no redactado para la escena, de 19 actos y 130 escenas en los que narra la intervención de Inglaterra en las Guerras Napoleónicas. Su óptica sigue siendo la misma que en sus novelas, donde tanto la historia como sus personajes se ven sacudidos por el sentimiento y dominados por la necesidad. Sus poemas cortos, líricos y visionarios, se publicaron en los libros Risas del tiempo (1909), Sátiras de circunstancias (1914), Momentos de visión (1917), Poemas líricos (1922), Fantasías humanas (1925) y Palabras en invierno (1928) y destacan sobre todo por su técnica del ritmo y por su dicción. Entre los más conocidos se encuentran 'Abril de 1914', 'Wessex Heights', 'En tinieblas, yo', 'El funeral de Dios' y 'La naturaleza que interroga'.  © M.E.

Textos:


Algo yace en el campo
El alcalde de Casterbridge (fragmento)
El brazo marchito (fragmento)
El regreso del nativo (fragmento)
La mano de Ethelberta (fragmento)
Lejos del mundanal ruido (fragmento)
Un grupo de nobles damas (fragmento)
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved