Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Donativos E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Jacint Verdaguer : : : : :
  Jacint Verdaguer

   (Catalunya, 1845-1902)
Verdaguer
  Poeta en lengua catalana. Su obra, máximo exponente de la -renaixença- y ampliamente traducida, es estimada como la mayor aportación al moderno catalán literario. Buen número de sus poesías, objeto de versiones musicales y difundidas como canciones, son ya patrimonio de la cultura popular; así L'emigrant (El emigrante) y el Virolai a la Virgen de Montserrat. Verdaguer, nacido en el pueblecito de Folgueroles (Barcelona), en el seno de una familia de modestos campesinos, estudió en el seminario de Vic. Su asidua participación en los Jocs Florals de Barcelona fue, desde 1865, su camino de acceso a los círculos literarios barceloneses. Ordenado sacerdote en 1870 y destinado a la parroquia de Vinyoles d'Orís (Barcelona), se le declaró la enfermedad cerebral que llevaría a los médicos a prescribirle aires de mar. En los años 1875 y 1876 fue capellán en naves de la Compañía Transatlántica, del marqués de Comillas, que viajaban entre la península y La Habana. Así, encuentra el poeta tiempo y estímulos para coronar L'Atlàntida (La Atlántida, 1877), el ambicioso poema que, premiado en los Jocs Florals, cimentaría su fama internacional. A finales de 1876 era ya capellán del palacio del marqués de Comillas y poco después sería nombrado limosnero del mismo. Al tiempo que acrecentaba su prestigio en los medios literarios y cívicos, Verdaguer había afianzado su amistad y su ascendente sobre la familia Comillas, a la que acompañaba en sus viajes. Fue uno de estos viajes, el realizado a Tierra Santa en 1886, que desató una profunda crisis espiritual en el sacerdote. Empezó a manifestar cierta desmesura en las obras de caridad y en la práctica de exorcismos, lo que comprometió su situación en el palacio del marqués y ante la misma jerarquía eclesiástica. Unos polémicos artículos del autor en la prensa bajo el título En defensa pṛpia (1895-1897), le valieron la suspensión a divinis, revocada en 1898 merced a diversas intercesiones y a la misma opinión pública.

Se ha dicho que la obra de Verdaguer, copiosa y diversa, bajo una orientación esencialmente romántica, llena ciertas lagunas que una historia a veces problemática había dejado en la literatura catalana. Esto se manifiesta con particular claridad en el caos de sus dos grandes poemas épicos: L'Atlàndida, versión mitológica sobre el origen de la configuración actual de los continentes y, de modo implícito, sobre la hazaña de Colón, y Canigó (1886), brillante cantar de gesta que, sintetizando elementos históricos, geográficos, líricos y folclóricos, confiere un sentido cristiano a los orígenes de Cataluña. La intensidad del sentimiento religioso, a veces expresada con reflejos de los grandes místicos castellanos y de Francisco de Asís, presenta su núcleo más importante en Idil.lis i cants místics (Idilios y cantos místicos, 1879), Caritat (Caridad, 1885), Sant Francesc (San Francisco, 1895) y Flors del Calvari (Flores del Calvario, 1896). Por otra parte, y como ya ocurre en Canigó, los poemas patrióticos verdaguerianos van a menudo teñidos de fervor religioso: es el caso de Oda a Barcelona (1883), Montserrat (1889) y Aires del Montseny (1901). Jacint Verdaguer es asimismo un gran prosista, como lo acreditan sus escritos de viajes -Excursións i viatges (Excursiones y viajes, 1887) y Dietari d'un pelegrí a Terra Santa (Dietario de un peregrino a Tierra Santa, 1889)- y, por otra parte, sus
espléndidos volúmenes Rondalles (Rondallas, 1905) y Folklore (Folclore, 1907), colecciones de cuentos y leyendas recogidos de la tradición oral. Siendo beneficiario de la iglesia de Belén de Barcelona, murió en el vecino pueblo de Vallvidrera en 1902. Su entierro fue una clamorosa manifestación de simpatía popular.  © eMe

Textos:


Sum Vermis, de Flor de calvari -en catalán-
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved