Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Equipo | Nos Felicitan | Donativos | Centenarios | In Memoriam Instagram Instagram   E-Mail E-mail   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Josephine Herbst : : : : :

  Josephine Herbst


    EEUU | 1892-1969
Herbst
  Escritora y periodista estadounidense nacida en Sioux City, Iowa. De clase media rural, bien arropada familiarmente por su familia, con cuatro hermanas y una madre estupenda, Josephine estudió en reconocidas instituciones locales, y en distintas universidades incluida la prestigiosa de Berkeley en California. Encontró trabajo en Nueva York en el mundo de las publicaciones progresistas relacionándose con la intelectualidad de izquierdas. Hizo un viaje a Europa, en aquellos felices 20, obligado para intelectuales de clase media, donde conoció a su marido el escritor John Hermann con el que regresó a Estados Unidos. Se instalaron en el campo pero mantuvieron contacto con la vanguardia literaria americana, profundamente impresionada por la deriva derechista del final de los años 20, concretamente el asesinato legal de los anarquistas italianos Sacco y Vanzetti en 1927, la depresión del 29 que empobrecería a su propia familia, las tensiones raciales como el terrible caso de los Scottsboro boys en Alabama en 1931, que impulsaron a la pareja a combinar su vocación literaria con la obligación de hacer denuncia social, como les estaba pasando a la mayoría de los intelectuales americanos, escritores, fotógrafos y artistas escénicos. En América, el Partido Comunista tenía una gran pujanza entre los intelectuales, probablemente más que entre los trabajadores que sufrían grandes presiones patronales y policiales por este motivo, mientras que los intelectuales gozaban en las grandes ciudades de una mayor libertad. Josephine Herbs tuvo contactos, como su marido, con militantes comunistas en activo en el pequeño Partido Comunista americano con los que celebraban reuniones informales que los mantenían al día en cuanto a las causas de la humanidad y en concreto de la americana. Nunca hubieran pensado que estas actividades, en absoluto militantes, les traerían graves quebraderos de cabeza en el futuro. En 1937 acudió a España como corresponsal de guerra para una publicación de izquierdas americana. Josephine ya había pasado por aventuras en la Cuba de Fulgencio Batista, conocía a Hemingway y había estado presente en su casa de Cayo Hueso cuando decidió viajar a España, más que como periodistas como militantes. Presenció la noche madrileña bajo las bombas y las andanzas de sus corresponsales, entre copas, miedos, gritos y otras alegrías que acaparaba el amigo Hemingway. Las crónicas de Josephine son probablemente las de más calidad humana escritas por corresponsales extranjeros. A su regreso, Josephine fue honesta, como antaño se aprendía en las familias de clase media americana. No pudo hacer afirmaciones concretas pues su visita no alcanzó para eso y se abstuvo de concretar en buenos y malos dentro del campo republicano. Pero si contó magistralmente sus impresiones. En sus propias palabras, lo que vio en España, era para ella excesivamente horrible y difuso. Al comienzo de la intervención americana en la II Guerra mundial, empezó a trabajar como propagandista del gobierno. Una investigación posterior del FBI le hizo perder el empleo. Las acusaciones eran del estilo habitual en las paranoicas oficinas de los espionajes mundiales. No sólo los comunistas eran unos paranoicos, también lo eran los americanos, los alemanes, los franceses, los italianos, todo bicho viviente que dedicado a los "servicios de inteligencia" y husmea en las vidas ajenas y tiene permiso para matar, termina hilando fantasías y truculencias de lo que en realidad solo suelen ser circunstancias. Así que la buena Josephine, que había hablado con el embajador americano en Francia para que amparara con su visado a intelectuales y exiliados de izquierdas en la Francia ocupada. Las relaciones que en 1934 había tenido junto con su marido con militantes comunistas, le pasaban factura. Josephine Herbst murió en enero de 1969 a los 76 años. Su buen hacer literario quedó condicionado por sus acusadores y en la actualidad es una gran escritora olvidada. Entre sus obras destacan, Nothing is Sacred (1928), Money for Love (1929), la trilogía Trexler, compuesta por Pity is Not Enough (1933), The Executioner Waits (1934) y Rope of Gold (1939); Satan's Sargeants (1941), Somewhere the Tempest Fell (1947) y New Green World (1954).  © S.B.H.A.C.

Textos:


The Starched Blue Skye of Spain and Other Memoirs (fragmento)
Página optimizada para una resolución de 1920 x 1080 (125%) - copyright © 1998-2023, epdlp. Todos los derechos reservados